La Evaluación Clinica se entiende como los distintos protocolos, acciones o consideraciones  acciones que se deberían integrar “en una evaluación de cabecera.” Una evaluacion de cabecera puede, en ocasiones, seguir a una evaluación inicial realizada por personal entrenado. Una institucion de cuidados agudos, críticos y de trauma debería de establecer protocolos de evaluación de la deglución (screening) para todos y cada uno de sus pacientes al inicio de su hospitalización-admisión y diseñar mecanismos de notificación cuando un paciente presente uno o más sígnos de dificultad deglutoria o de protección de la vía aérea. Una vez activado ese mecanismo de información, el Patólogo del Habla/Fonoaudiólogo deberá proceder a una evaluación clínica más especializada.

La evaluacion inicial debería siempre ser realizada por personal de enfermeria debidamente entrenados y generalmente se determina por los siguientes parámetros:

  • Cuadro de presentación clínica (etiología o estado médico del paciente)
  • Y la respuesta del paciente al “challenge de Agua” 3 oz de agua sin pausa.

Una evaluación clínica responsable debe incluir:

  • Examen de Nervios craneales
  • Evaluación de la sensacion de la cavidad oral
  • Evaluación de los movimientos orales no-nutritivos
  • Evaluación de los movimientos orales nutritivos:
  • Por lo menos:    Un líquido
    • Un pure
    • Un semisolido
    • Un sólido

Una vez el examen fisico se complete y se haya alimentado al paciente, es importante que el especialista observe la presencia de uno o más de los siguientes signos:

Signos de dificultad oral como:

  • Masticación incompleta
  • Retención de Bolo
  • Ausencia total o parcial de movimientos de lengua
  • Disfunción Velofaringea
  • Dificultad con control de labios
  • Un reflejo nauseoso aumentado
  • Disminucion de la elevacion laringea.
  • Ausencia de elevacion laringea
  • Tos debil o ausente.

Signos de que puedan comprometer la via aerea:

  • Reflujo nasofaríngeo
  • Aumento de la frecuencia respiratoria con signos de congestión respiratoria.
  • Cambios en la SatO2
  • Tos en presencia de alimento
  • Cambios de coloración de la piel (principalemente la piel de la cara) y congestión ocular
  • Rejurgitación
  • Cambios en las características de la voz o el llanto